Hay una frase que dice “toda crisis es una oportunidad”. Sabemos que son momentos duros, muy difíciles y con cifras que cuesta asimilar. Pero también creemos que estamos ante un reto colectivo por cambiar algunas de las dinámicas que se habían integrado en nuestras vidas y que no eran positivas.

Desde que la crisis del COVID-19 ha empezado, hemos visto como disminuye la contaminación, como hay especies que vuelven a poblar lugares y las aguas se limpian. El planeta nos ha pedido que volvamos a lo esencial: conectar con nosotros mismos, con nuestras familias y con la naturaleza. En definitiva, ser más conscientes de que la salud, la familia y los amigos son lo más importante y que vivir en un ritmo frenético acaba por no aportar.

Las potenciales consecuencias físicas y psicológicas se encuentran el posible aumento de peso, la ansiedad, la depresión, los problemas de convivencia, así como una disminución de la productividad. No obstante, hay algunas actividades sencillas que podéis hacer, que están al alcance de todos y que os ayudarán a mantener una mente sana en un cuerpo sano.

A continuación, algunos consejos para conciliar el respeto de las normas de higiene, el confinamiento, el teletrabajo, la familia y el bienestar.

Organizar el día

  • Establecer una rutina con una hora fija para levantarse, acostarse y comer.
  • Definir el tiempo de trabajo y los tiempos de descanso.
  • Mantener la rutina habitual. No os quedéis en pijama todo el día. Cuidad de vosotros, quizá finalmente tenéis tiempo para hacerlo.
  • Comer con la familia, es un momento esencial para compartir.
  • Separar un tiempo en la mañana y en la noche para ver las noticias y luego restringir los medios de comunicación y no abusar de las redes sociales.

Organizar las comidas y su preparación

  • No comer delante de la pantalla, tomar tiempo para vuestras comidas y disfrutar del momento.
  • Evitar los bocadillos y, sobre todo, manteneros bien hidratados bebiendo suficientes líquidos.
  • Descubrir nuevas recetas con lo que tenéis en vuestras neveras. Esto es para evitar el desperdicio de alimentos y el riesgo de contagio al salir a menudo a comprar.
  • Tomar el tiempo necesario para cocinar en familia si es posible.
  • Recordar comer alimentos sanos, equilibrados y de temporada.
  • Si tenéis que pedir comida a domicilio, hacedlo a los restauradores que respeten las instrucciones de seguridad e higiene para limitar la propagación del Corona-virus. En ese caso, tened un gesto por el medio ambiente pidiendo envases reutilizables.

Adecuar el espacio

  • Definir espacios dedicados a actividades específicas: teletrabajo, deporte, áreas comunes, etc.
  • Reorganizar las habitaciones para crear espacios que os permitan circular mejor. Por ejemplo, podemos retirar ciertos objetos de las habitaciones.
  • Cada uno debe ser capaz de encontrar su propio espacio y debe poder aislarse si siente la necesidad de hacerlo.
  • Tratar de mantener la casa ordenada y limpia para la comodidad y la salud de todos.

Cuidad vuestro cuerpo y ejercitad la respiración

  • Tomad descansos durante el día para estirar, mover las articulaciones, etc.
  • Ventilad bien las habitaciones cada mañana y cada noche.
  • Muchos instructores de yoga y fitness han creado clases de aprendizaje a distancia en grupos pequeños. También podéis encontrar cursos en línea para principiantes o niños.
  • Estando aquí la primavera, aproveche la oportunidad de cultivar y trabajar en su huerto orgánico, si tiene la posibilidad.

Organizar el tiempo libre

Garder contact avec vos proches et voisinages.

Mantener en contacto con su familia y vecinos.

  • Continuad hablando con la familia y amigos por teléfono o video-llamada para que el intercambio sea más animado sin dejar de ser razonable; tened cuidado con las ondas que a largo plazo podrían tener efectos perjudiciales para vuestra salud, y no contribuir a sobrecargar la red.
  • Escribid cartas familiares para vuestros seres queridos, especialmente para aquellos que no tienen acceso a Internet y a programas de comunicación a distancia.
  • Ya no podéis charlar directamente con vuestros vecinos, pero podéis poner pequeñas palabras en el buzón y, si tenéis balcón, podéis hacer una cita a una hora fija para ir al balcón y charlar mientras mantenéis la distancia.
  • Volved a poneros en contacto con amigos de los que no habéis sabido nada durante un tiempo y tal vez no hayáis tenido tiempo de volver a contactar con ellos.
Être créatif  à la maison.

Ser creativo en casa.

  • Bricolaje con material reciclado.
  • Búsqueda de tesoros en el apartamento.
  • Desafío diario o semanal. Por ejemplo el desafío del libro: elegid un libro que sea accesible para la mayoría de los miembros de vuestra familia, todos lo leen y luego todos discuten lo que piensan sobre él.
(Re)découvrir des activités pour échanger à distance.

(Re)descubrir actividades para intercambiar a distancia.

Daos el gusto de (finalmente) tomar el tiempo para aprender algo que habéis querido desde hace mucho tiempo. Por ejemplo: cursos de sostenibilidad, clases de cocina en línea, retomar vuestro instrumento musical, etc.

Soutenir des indépendants et artistes locaux.

Apoyar a los independientes y artistas locales.

Podéis mirar videos de artistas. Ellos os abren un mundo imaginario y podéis aprender muchas cosas de estos maestros. A veces venden las pinturas creadas durante estos videos para que podáis apoyar a un artista cerca de vosotros y tener un bonito recuerdo! Ejemplo: los videos de Lionel Bourquin, un artista de Vaud (Suiza) que pone uno cada día.

….y vosotros, ¿qué hacéis en casa durante este tiempo?