«Nada puede ser más beneficioso para la salud humana y aumentar las posibilidades de supervivencia de la vida en la Tierra que una evolución hacia una dieta vegetariana.»
Albert Einstein, vegetariano, físico teórico

En Suiza, el 28% de los impactos ambientales se deben a los alimentos. Y alrededor del 44% del impacto ambiental relacionado con los alimentos seria producido por los productos de origen animal [1].

Nuestros alimentos tienen un impacto en nuestra salud y bienestar, pero también en nuestro planeta. Los alimentos, desde el lugar de producción hasta el plato, tienen un impacto en:

  • Nuestra salud
  • El clima
  • Las reservas y la calidad de nuestros recursos naturales: agua, suelo, aire, biodiversidad
  • El equilibrio de los ecosistemas

No se trata de comer comida vegetariana todos los días, sino de consumir lo que realmente necesitamos para nuestra buena salud y bienestar, y el del planeta. Una dieta óptima con un consumo reducido de carne de tipo «flexitario» mejora casi tanto el balance medioambiental personal como una dieta puramente vegetariana [1] [2].

Además, una comida rica en vegetales tiene muchas ventajas para el consumidor final.
Aquí hay algunos ejemplos:

  • Tienen una huella ambiental baja en comparación con los productos de origen animal. Cambiar nuestra dieta reduciendo los productos animales sería una de las claves para contener el cambio climático, según algunos estudios clave realizados en todo el mundo [3]. El impacto medioambiental de un plato sin carne sería un 75% menor que el de un plato con carne [4].
  • Varían según las estaciones, lo que proporciona mayor diversidad de alimentos y se adaptan a las necesidades de nuestro cuerpo. Las verduras y frutas de invierno son más ricas en minerales y vitamina C. Las frutas y verduras de la primavera y el verano proporcionan toda el agua necesaria para satisfacer nuestras necesidades de hidratación [5].
  • Pueden contener proteínas vegetales: judías rojas, tofu, almendras…. Hay muchas proteínas vegetales [6] y todos los aminoácidos necesarios para nuestro buen funcionamiento están presentes en las verduras! [7] [8]
  • Son ricos en vitaminas, minerales, sustancias vegetales secundarias y fibras.
  • Previenen enfermedades como el cáncer y las cardiopatías [9] [10].
  • Las verduras de color azul-violeta previenen los coágulos sanguíneos, retrasan el envejecimiento celular y pueden retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer [11].
  • Comer crucíferas (brócoli, col, etc.) sería una de las mejores maneras de protegerse contra el cáncer según varios estudios científicos [12].
  • Tenemos una relación muy especial con las verduras: los últimos estudios demuestran que interactuarían directamente para regular nuestro ADN. Y para bien [13].
  • A menudo se olvidan las algas, pero es uno de los alimentos más ricos en nutrientes que se pueden comer (hierro, manganeso, yodo, etc.) [14] [16].
  • Una vez fermentadas, tienen beneficios muy particulares para la salud [17].
  • Los productos alimenticios vegetales son en promedio menos costosos.
  • ¡Y mucho más!

En el programa Ecocook, los restauradores que cocinan con porcentaje de alimentos vegetales superior al 75% del volumen total de compras de alimentos son recompensados con el nivel de certificación Ecocook Restaurante Sostenible Gold!

Bibliografía