La Pinte Vaudoise recibe la nueva etiqueta de sostenibilidad EcoCook®

Restauración. El establecimiento ejemplar de GastroVaud es uno de los primeros en Suiza. La asociación promueve la difusión de esta certificación.

Publicado por Jérôme Ducret en 24heures

Si creemos a sus iniciadoras (eran todas mujeres), la etiqueta EcoCook® es la primera certificación de sostenibilidad del mundo en el sector de la hostelería y la restauración. Se presentó ayer en la sede de GastroVaudla asociación que da soporte a los establecimientos del cantón de Vaud y la más grande de la Suiza francófona. La Pinte Vaudoise, establecimiento y escuela pública de GastroVaud, es uno de los primeros en obtener esta nueva etiqueta en Suiza, juntamente a un punto de venta del grupo Desplanches del aeropuerto de Ginebra.

“Lo que nos ha seducido de esta etiqueta, es su sencillez, el hecho de que es completo y también el acompañamiento humano y la técnica que este proporciona a las personas y entidades que participan en esta implementación”, resume Estèle Geiger, miembro de la dirección de GastroVaud y jefe de proyectos. “Nuestra implementación propone abordar una auditoría y un diagnóstico gratuitos, y luego, si el cliente lo desea, comenzamos el procedimiento que conduce a la certificación, por parte de dos organismos externos (Nota del Editor: ProCert)”, detalla Olivia Grebler, de la oficina de consultoría Biolia, el origen de la etiqueta EcoCook®. Ella misma es química, ingeniera de medio ambiente y creció en medio de la restauración.

“Es un procedimiento que puede aplicarse a todo el mundo”, declaró Gilles Meystre, director de GastroVaud. “Nuestros restaurantes se han sensibilizado en desarrollo sostenible, pero otros no lo saben”. De hecho, uno de los argumentos para iniciar la certificaciónEcoCook® es el económico. En la búsqueda de reducir la cantidad de materiales, de agua y de energía utilizada en el restaurante, se llega también a gastar menos dinero.

Los precios no van a cambiar

Olivia Grebler habla, para la Pinte Vaudoise o para un restaurante similar, de un coste inicial de 300 a 500 francos al mes. Agrega que no es necesario hacer una gran inversión inicial para, por ejemplo, modernizar las neveras o los pianos de cocina. “Para nosotros, el coste de este procedimiento será compensado por los ahorros que se podrán realizar a largo y medio plazo gracias a la mejora de los procedimientos”, estima Estèle Geiger, de GastroVaud. Y, promete José Bory, gerente de la Pinte Vaudoise, los precios para los clientes no van a cambiar a causa de EcoCook®.

Olivia Grebler espera que se certifiquen entre diez y quince restaurantes el próximo año, en Suiza o en España (su oficina se establece en Ecublens y en Cataluña). La Ecole Hôtelière de Genève está también en la fila. (24 heures)